Kenia, Violencia post electoral

28.1.08

En Kenia, en la región central del Valle del Rift continuan los enfrentamientos violentos entre los kikuyus seguidores del presidente keniano Emilio Mwai Kibaki (PNU) y los kalenjin* quienes apoyaron en las elecciones de diciembre pasado al partido político encabezado por Raila Odinga.
Odinga acusa al presidente, Mwai Kibaki, de haber robado las elecciones presidenciales de diciembre, en las cuales ganaron por mayoría los escaños parlamentarios: ODM ganó 99 diputados y el PNU obtuvo 43 diputados. Llamó a la Unión Africana a no reconocer al mandatario.

Desde que comenzaron estos disturbios el mes pasado, han muerto más de 800 personas y unas 250 mil abandonaron sus hogares. Más 179 personas murieron desde el pasado jueves en el oeste de Kenia, escenario de violentos enfrentamientos en un contexto de "violación sistemática" de los derechos humanos, en palabras de Kofi Annan. Según fuentes policiales, los enfrentamientos desataron nuevas acciones en el occidente de este país africano.

kenia violencia eleccionesLa violencia ha pasado desde una casa quemada con personas adentro (30), asesinatos tras atracos (2), heridos mortalmente con machetes y otros objetos (9), ataques de la polícía (17) y enfrentamiento entre bandas rivales. Los hospitales no se dan abasto para atender a los pacientes.

Pese al toque de queda impuesto en Nakuru, la violencia sigue y se les suman otras más viejas que el poder central no logró solucionar desde la independencia del país en 1963: el conflicto de la propiedad de la tierra que regularmente desembocan en graves estallidos en la región. La Unión Europea amenazó este lunes con cortar su ayuda a Kenya en caso de que continúen los actos de violencia post-electoral y las partes enfrentadas no lleguen a un pacto para comenzar un proceso de paz.

"El ODM enfatizó las crasas inequidades en Kenia. Llamó a una renovada guerra contra la corrupción. Y comenzó un entendimiento con la comunidad musulmana de Kenia para ponerle un alto a las entregas de “terroristas”. Fue obvio que el programa le gustó a los votantes, pero no a Kibaki. Así que se robó la elección. Y Estados Unidos y Gran Bretaña hacen un gran intento por que funcione su hurto electoral". Wallerstein


¿Qué fue lo que ocurrió? Immanuel Wallerstein, en su artículo titulado ¿Democracia estable o desbarrancamiento? lo explica claramente:
Si comenzamos por la situación inmediata, parece bastante claro que el partido político de oposición –Movimiento Democrático Naranja (ODM, por sus siglas en inglés), encabezado por Raila Odinga– barrió las elecciones parlamentarias, y el partido gubernamental –el Partido de Unidad Nacional (PNU), encabezado por el presidente saliente Mwai Kibaki– sufrió una derrota importante. El vicepresidente de Kenia y más de 20 ministros del gobierno saliente fueron derrotados en las candidaturas parlamentarias. El PNU obtuvo 43 diputados, menos de una quinta parte de los escaños, mientras el ODM ganó 99.

Era razonable pensar que Odinga le ganó a Kibaki en la elección presidencial. Pero después de tres días de conteo, la comisión electoral aseguró que Kibaki se había colado de nuevo. La inmediata reacción en Kenia fue que Kibaki se robó la elección. Su furtiva toma de protesta como presidente el día 30 de diciembre, su negativa a permitir que un mediador externo serio revisara la situación, las abiertas dudas de los observadores internacionales, todo parece apuntar a un intento suyo por crear un fait accompli con la esperanza de que el alboroto se muera pronto. ¿Será así?
Click para Más Destalles …

    Por muchos años, pero en particular en los últimos cinco años, Kenia es vendida en la prensa y por los gobiernos de Occidente como una “democracia estable”, a diferencia de tantos otros estados africanos. Uno podría recordar que el otro Estado que solía recibir este cumplido era Costa de Marfil, que en años recientes ya cayó en una guerra civil continuada. ¿Qué significa que la llamen una “democracia estable”? Parece querer decir que es un gobierno confiablemente pro Occidente y muy abierto a la inversión occidental.desplazados en kenia por enfrentamiento Kenia se ajusta a ese modelo, como lo hizo Costa de Marfil. Dicho país se desbarrancó, y ahora parece que Kenia pudiera estar en situación semejante.

    Una mirada a la historia posterior a 1945 podría explicar qué tan ingenuo e inútil puede ser este tipo de evaluación. Entre los siete estados del África británica central y oriental, el único que ha tenido un movimiento guerrillero serio fue Kenia. Era conocido como los Mau Mau y a los británicos les llevó muchos años suprimirlo.
    Los Mau Mau eran un movimiento campesino surgido de entre el mayor grupo étnico en Kenia, los kikuyus. Los kikuyus sienten que se les debe algo a cambio de esa insurrección. Mwai Kibaki es kikuyu.

    Después de la independencia, Jomo Kenyatta, el primer presidente de Kenia, también kikuyu, murió. Le sucedió el vicepresidente Daniel Arap Moi, un kalenjin, quien procedió a establecer un régimen dictatorial, cleptocrático, que duró bastante tiempo. Los kikuyus fueron más o menos exprimidos del poder. Como lo fueron también los luos, el segundo grupo étnico más grande. El líder de los luos era Oginga Odinga (padre de Raila Odinga). Él tenía un programa socialista y su movimiento fue suprimido.

    Para 2002, el pueblo keniano estaba harto de Arap Moi y sus simpatizantes occidentales pensaron que podría ser el momento de impulsar una fachada de democracia. El régimen de un solo partido cedió su lugar a un certamen electoral. Kibaki y Raila Odinga se unieron con otros y establecieron la Coalición Nacional Arcoiris (NRC, por sus siglas en inglés), dedicada, decían, a poner fin a la corrupción y a terminar con el congelamiento de los puestos y dinero en manos de un solo grupo étnico. Kibaki ganó la elección. El pueblo celebró.

    Pero 2002 fue también el momento de la guerra contra el terrorismo emprendida por Bush. Estados Unidos reclutó a Kibaki como aliado clave. Se le recompensó con mucho dinero del exterior y con los interminables encomios del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Los años de 2002 a 2007 fueron un periodo de considerable crecimiento económico en términos neoliberales. Pero Kibaki renegó de todas sus promesas. El crecimiento económico no se filtró abajo, a los pobres rurales, ni a las multitudes de los guetos urbanos. Kibaki corrió al hombre que había contratado para investigar la corrupción. Y se deshizo de Odinga y de otros aliados de la NRC.

    Así que cuando llegaron las nuevas elecciones en 2007, el ODM y Odinga ganaron fácilmente. El hecho de que Arap Moi ahora respaldara a Kibaki no fue relevante. El ODM enfatizó las crasas inequidades en Kenia. Llamó a una renovada guerra contra la corrupción. Y comenzó un entendimiento con la comunidad musulmana de Kenia para ponerle un alto a las entregas de “terroristas”. Fue obvio que el programa le gustó a los votantes, pero no a Kibaki. Así que se robó la elección. Y Estados Unidos y Gran Bretaña hacen un gran intento por que funcione su hurto electoral.

    Por supuesto, ante un comportamiento tan flagrante, estalló la violencia. Asumió forma étnica. De algún modo la prensa occidental parece pensar que ésta es la especialidad africana. ¿Nunca han oído hablar de los disturbios raciales en Estados Unidos? ¿Nunca han observado la violencia católico-protestante en Irlanda del Norte? Lo que ocurre en situaciones así es que los pobres de las áreas rurales y de los guetos urbanos se lanzan unos contra otros, mientras los estratos superiores, en sus comunidades protegidas por sus bardas, siguen sin que nada les aflija.

    Raila Odinga no es un ángel ni un revolucionario. Pero ganó la elección, y la razón fue que se opone a la corrupción neoliberal de Kibaki. Odinga está haciendo un juego restringido, un poco como Al Gore en 2000. Y puede no tener más logros. Kibaki dice que sostendrá nuevas elecciones si la corte le indica que lo haga, pero Odinga afirma que Kibaki tiene a las cortes en el bolsillo. ¡Y después hablan de democracias estables!
    Traducción: Ramón Vera Herrera

    *Al año 2007, Kenia tiene una población de 36.913.721 habitantes. El idioma oficial es el inglés. La esperanza de vida es de 55 años. El promedio de hijos por mujer es de 4,82. El 85,1% de la población está alfabetizada.

    Kenia es un país de gran diversidad étnica. La tensión entre las distintas etnias ha sido una de las principales fuentes de conflictos en el país. A comienzos de los años 1990, disturbios interétnicos provocaron la muerte de miles de personas y dejaron a decenas de miles sin hogar. Fue precisamente esta división étnica la que permitió al antiguo presidente Daniel arap Moi, en el poder de 1978 a 2002, mantenerse en el poder durante cuatro mandatos consecutivos.

    Grupos étnicos: kĩkũyũ 22%, luhya 14%, luo 13%, kalenjin 15%, kamba 11%, kisii 6%, meru 6%, otros grupos africanos 12%, no africanos (asiáticos, europeos y árabes) 1%

    Grupos religiosos: protestantes 38%, católicos romanos 28%, musulmanes 6%, religiones tradicionales 22%. Otras religiones incluyen el hinduismo, el jainismo y la fe bahá'í.


    Yosmary de Rausseo Link: Kenia, violencia post electoral

    Fuentes consultadas: TeleSUR, Prensa Latina, BBC, Rebelión y Wikipedia.

    cyberactivismo crisis politica cronica dictadura desigualdad elecciones presidencialesguerra presidente periodismo pueblo historico internacional imperio africa manifestaciones noticias noticias destacadas rebelde fraude verdad derechos+humanos

10 comentarios:

Bandera Negra dijo...

el problema de tratar de gobernar en contra de la voluntad del pueblo - sucede allá y sucede acullá. acá son candelitas que habrá que apagar constantemente, hasta que una de ellas termine de encender la pradera como diria, en chino claro está, el sabio mao

salud,

Bandera Negra
*******

Sole dijo...

Duelen estas cosas. Duelen

Bruno dijo...

estas cosas duele que pasen en pleno albor del Siglo XXI, querida amiga Yosmary, pero mas duele que la atención de los medios - i mass media - se concentren mas en el hecho de que Hugo Chávez mastica HOJAS DE COCA e ignoren estas tragedias humanas que azotan al mundo.

hace falta mas sensibilidad para buscar la verdad, hay mucho compromiso de los medios con el poder.

un beso,

Bruno

Maye dijo...

amiga aprovecho este post para decirte q reedite mi entrada tqm

Maye dijo...

amiga aprovecho este post para decirte q reedite mi entrada tqm

Yosmary dijo...

BanderaN, aquí las candelitas nunca encenderán praderas porque esas candelitas son efímeras y defienden los intereses de la oligarquía. De resto a Dios gracias que aquí gobierna la voluntad de la mayoría del pueblo venezolano. Y sin duda que cuando quermos encender praderas lo haremos. Salud para ti también!

Sole, duele que esto este pasando en tiempos tan avanzados, y quienes tanto pregonan de libertad y democracia se hacen los locos. Como dice Bruno, también duele que la atención de los medios se concentren en estupideces para seguir manchando la dignidad de un pueblo en vez de informar a la gente las cosas que están pasando en el mundo para tomar conciencia. Besos!

Bruno los medios privados con la Hoja de Coca llegó al llegadero... no esperemos que ellos busquen la verdad ellos siempre dirán medias verdades... busquemos la fuente alternativa de información. Un abrazo

Maye, que bueno! pense que te habías retirado. Yo también tqm Besos!

Arturo GP dijo...

En realidad lo que duele es que mientras las vainas están super jodidas en Venezuela, ustedes se la pasan como el presidente: viendo pa fuera. Les importa un carajo lo que pase en Venezuela, apátridas.

Lo de las hojas de coca es definitivamente la gota que derramó el vaso: Chávez a propósito hizo ese comentario para llamar la atención y todos los becerros cayeron en el jueguito. Mientras tanto, no hay un coño en los mercados y nos seguimos matando peor que en Irak.

Yosmary dijo...

Arturo al parecer es primera vez que entras a mi blog, Bienvenido. de lo contrario sería absurdo que se me acuse de "sólo" estar pendiente de lo de afuera. Y respecto a los mercados vaya pidale cuentas a Fedecamas que son las "empresas productoras" del país y que se la pasan jugando a políticos.
Mientras tocará tener paciencia para que el estado Asuma lo que quienes tienen responsabilidades dejan de producir. Después vendrán las quejas por que el Estado es quien produce etc, etc.

Andrew Wilson dijo...

Yosmary cual es tu especialidad? en que trabajas? solo curiosidad y disculpa el off topic. Gracias.

Yosmary dijo...

Andrew no me gusta decir en que trabajo, pero te puedo decir que mi especialidad esta vinculada a la política y todo lo que abarca.
Y aprovecho el "off topic" para decirte que es de mal gusto que preguntes cosas sin decir cuál es el interes y sin una presentación previa de tu persona.

OTRAS PUBLICACIONES: