Caso Exxon Mobil - Pdvsa

12.2.08

Desde 2001, Venezuela adelanta una política de recuperación del control de su principal recurso natural, el petróleo.

Tras denunciar la existencia de 32 convenios llamados "operativos" en los que las empresas transnacionales pagaban regalías de apenas 1 por ciento, el Gobierno venezolano anunció su conversión en empresas mixtas en las que el Estado retendría la mayoría accionaria, dejando una importante participación (hasta 40 por ciento) a las empresas extranjeras.
Ver: Convenios operativos: Concesiones disfrazadas
    Bajo la figura de los Convenios Operativos, PDVSA contrataba empresas operadoras para que le prestaran el “servicio” de explotación de hidrocarburos en campos marginales, a cambio de un precio indexado al precio del petróleo.

    A lo largo de los años noventa PDVSA organizó tres rondas de licitación de Convenios Operativos: en 1992, 1993 y 1997; además de una adjudicación directa en 1995 (el Convenio Operativo Boscán). No todos fueron exitosos; en la actualidad el número de Convenios Operativos firmados con inversionistas privados entre 1992 y 1997, asciende a 32.

    La figura de los Convenios Operativos estaba contemplada en el articulo 5to de la Ley Orgánica que Reserva al Estado la Industria y el Comercio de los Hidrocarburos, la LOREICH, popularmente conocida como la Ley de Nacionalización, la cual señala:

    “El Estado ejercerá las actividades señaladas… directamente por el Ejecutivo Nacional o por entes de su propiedad, pudiendo celebrar los convenios operativos necesarios para la mejor realización de sus funciones, sin que en ningún caso estas gestiones afecten la esencia misma de las actividades”.

    De acuerdo con la Ley este tipo de convenios se limitaban a Contratos de Servicio que no desnaturalizaran la esencia misma de las actividades reservadas al Estado, que ayudaran para la mejor realización de las funciones del ente contratante (PDVSA) y no que permitieran que las empresas operadoras o contratistas se hicieran participes, ni que adquiriesen derechos sobre los volúmenes, reservas y precios petroleros, u operaran sobre el objeto mismo de la reserva de la Ley.

    Con estos Convenios, en realidad, PDVSA entregó a terceros las actividades de exploración y producción, reservadas por la ley de Nacionalización a las empresas del Estado, o a la figura de Convenio de Asociación con una empresa del Estado.
    En lo jurídico, el hecho de que los Convenios Operativos fueran ilegales desde la Primera Ronda, se desprende de un estudio jurídico detallado de todos los Convenios Operativos realizado por el Ministerio de Energía y Petróleo en 2004. No fueron, definitivamente, lo que se pretendía en la Ley simples empresas de servicio; sino contratos de producción de petróleo. Tanto es así que muchos de ellos, de hecho, presentan las reservas de hidrocarburos correspondientes en sus libros con la aprobación de la Securities and Exchange Commission (SEC) estadounidense.

    Del estudio realizado por el Ministerio de Energía y Petróleo se desprende, además, que con cada nueva ronda o adjudicación directa, los Convenios Operativos se hicieron aún más ilegales. En la Primera Ronda, en 1992, todavía PDVSA se vio forzada a guardar algunas apariencias; en 1997 ya se otorgaron simplemente concesiones y de las apariencias sólo quedó que PDVSA, por una parte, tenía que aprobar los planes de inversión anuales; en el caso de controversias, sin embargo decidiría un arbitraje.

    Los Convenios Operativos se presentaron a la opinión pública como una solución a la producción y el manejo de Campos Marginales, es decir, aquellos que requerían inversiones adicionales importantes para ser reactivados y que PDVSA no consideraba prioritario reactivar con recursos propios.

    Tal como se informó entonces, con la Primera Ronda se entregarían campos marginales abandonados o inactivos; así, en efecto, se hizo. En la Segunda Ronda, ya se trataba de Campos Marginales inactivos y activos. Pero cuando se entregó por adjudicación directa el campo Boscán en 1995, éste producía 80 MBD, con lo que difícilmente puede calificarse como campo marginal. En la Tercera Ronda se entregaron oficialmente Campos Marginales en producción.

    De esta manera la vieja PDVSA estaba privatizando sus actividades de producción de petróleo, en una política que continuaría desarrollándose con los convenios de asociación de la Faja Petrolífera del Orinoco, donde también se realizaron compromisos volumétricos por la vía de contratos, en detrimento de la participación de PDVSA en la producción nacional.
    Esta política de privatización de las actividades de producción se extendió a otras actividades denominadas eufemísticamente “no medulares” en el marco de la política de “outsourcing”, en cuyo nombre se vendieron nuestros buques, se entregaron los sistemas informáticos a la SAIC, a través de la tristemente celebre Intesa se entregaron muelles, sistemas de inyección de gas, sistemas eléctricos y no terminaron de entregar la industria petrolera por el ascenso al poder del Presidente Hugo Chávez.

Según cifras oficiales esto permitiría la recuperación de miles de millones de dolares al fisco. Por ejemplo, entre 1993 y 2002, Venezuela perdió unos 6 mil 760 millones de dólares de ganancias.

Con el proceso de negociación, que se extendió por 2 años, el Gobierno venezolano alcanzó en marzo de 2007 nuevos acuerdos en con las empresas transnacionales que operaban en la Faja petrolífera del Orinoco, entre las cuales la estadounidense Chevron, BP del Reino Unido, Total de Francia y la noruega Statoil. Pero Exxon Mobil, y Conoco-Phillips no accedieron a las negociaciones e iniciaron un proceso legal contra el país con la que recientemente Exxon Mobil obtuvo una medida cautelar contra el Estado venezolano y PDVSA exigiendo 12 mil millones de dólares, como "indemnización" por la decisión soberana de Venezuela de nacionalizar la Faja Petrolífera del Orinoco, en mayo de 2007, que tenemos el derecho a responder.
Migración a Empresas Mixtas
    *En esta migración así como en los nuevos negocios futuros priva el principio de que el Estado y, por ende, el pueblo venezolano, obtendrá por cada barril producido, entre la regalía y el impuesto sobre la renta, como mínimo el 50% del valor de mercado.
    * El proceso de migración depende de un acuerdo previo con el Servicio Nacional Integrado de Administración Tributaria (Seniat)
    * La migración debe ser al marco de la Ley Orgánica de Hidrocarburos vigente y por lo tanto, las empresas mixtas que se constituyan con una participación mayoritaria del Estado de 51% como mínimo, tal como lo establece la Ley, necesitará de la aprobación de la soberana Asamblea Nacional.

Eso motivó que PDVSA asumiera las actividades que ejercían sus socios, amparadas en la legislación nacional que prevé que las transferencias de intereses, acciones, participaciones y derechos previstas en la ley no generarán obligaciones tributarias al país.

Según ha explicado el Gobierno de Venezuela en reiteradas oportunidades, yacen en la Faja del Orinoco los mayores depósitos de hidrocarburos del mundo, que el Gobierno estima a unos 236 mil millones de barriles. Tales reservas son consideradas estratégicas no sólo para Venezuela, sino también para un país "petrodependiente" como lo es Estados Unidos.

James Petras, analista politico norteamericano opinó que Exxon Mobil es la superficie del problema asegurando que otras empresas con sus intereses van a seguir el paso. "Esto no es un simple un acto económico. Es parte de la estrategia de Estados Unidos para debilitar el Gobierno, es una política de agresión para sustituir al Gobierno elegido".
El estudioso norteamericano añadió varios temas más a la agenda de Washington, como "generar descontento sobre la política social de Chávez", generar exigencias económicas en el interior del país -como ocurre con el desabastecimiento de alimentos básicos- y, desde el exterior, "estrangular" la economía.

Petras advirtió que la petrolera estatal venezolana debe repensar la distribución de sus ahorros en el exterior porque si no toma una decisión inteligente "va a sufrir otros golpes. PDVSA no puede confiar en el exterior para mantener sus ingresos", puntualizó.

Por su parte, David Paravisini, ex presidente de la Comisión de Energía y Minas del Parlamento, aclaró que la solicitud responde a una medida cautelar promovida por Exxon Mobil previo al arbitraje que la enfrenta con Pdvsa.

El grupo estadounidense acudió a finales del 2007 ante el Centro Internacional de Arreglo de Disputas Relativas a Inversiones (CIADI) tras su retiro forzoso de la asociación estratégica Cerro Negro, que opera en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Con este paso, indicó Paravisini, el mayor grupo petrolero del mundo defiende el argumento de lograr garantías para la ejecución de un eventual fallo del CIADI. El experto recordó que en los documentos iniciales que dieron origen a la asociación se estableció que la misma sería regida por las leyes de Venezuela.

Paravisini estimó que una medida de ese tipo, la cual alcanza a activos estimados en unos 12 mil 300 millones de dólares, "no tiene en términos inmediatos efectos sobre Pdvsa", aunque podría afectar la confiabilidad en materia de préstamos.

Pdvsa enfrenta a un gigante

Los beneficios de Exxon Mobil superan el producto interno bruto de países como Israel, Venezuela, Malasia o la República Checa. Sin embargo, esa compañía promueve campañas de desinformación valoradas en cientos de millones de dólares, y en las que pretende mostrarse como una empresa con "responsabilidad ecológica".

Hoy en día, Exxon Mobil es la compañía petrolera causante de la mayor emisión de gases del planeta. El movimiento mundial por los bosques tropicales, estima que anualmente emite más de 209 mil toneladas de dióxido de carbono. Sus operaciones y quema de productos desde su fundación en el siglo pasado han causado entre 4.7 y 5.3 por ciento del total de emisiones de dióxido de carbono provocadas en el mundo.

Además, Exxon Mobil ha financiado con 16 millones de dólares a 43 organizaciones y lobbies que tienen como objetivo negar que el cambio climático sea una realidad para tratar de retrasar las acciones para abordarlo.


¿Qué es la Exxon Mobil?

Últimas Noticias12/08/08: Petróleos de Venezuela S. A. (Pdvsa) anunció la "suspensión de las relaciones comerciales y el suministro de crudos y productos" a la trasnacional estadounidense Exxon Mobil, autora de una demanda multimillonaria contra la estatal, que fue calificada por las autoridades venezolanas como parte de una serie de acciones originadas en EEUU para perjudicar al país. "Frente a las acciones de hostigamiento jurídico-económico emprendidas por Exxon Mobil contra Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), y como un acto de reciprocidad, Pdvsa decidió la suspensión de las relaciones comerciales y el suministro de crudos y productos a esta empresa trasnacional estadounidense", señala un comunicado divulgado por la compañía.
10-02-08: El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, advirtió a Estados Unidos que de continuar los ataques económicos contra su país, como la demanda introducida por la gigante petrolera Exxon Mobil contra la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), la nación suramericana estaría enfrentando una "guerra económica" y no le vendería "ni una gota de petróleo a EEUU".
Crimenes ecologicos de Exxon MobilCronología. Crímenes ecológicos de EXXON siguen impunes por retardo del sistema judicial de EEUU

    En su excelente trabajo "El Exxon Valdez La Historia Nunca Contada", el escritor norteamericano y conservacionista Greg Palast nos introduce de cuajo en la cronología y la sucesión de eventos que provocaron el mayor derrame de petróleo de la historia moderna, por la magnitud de los daños ecológicos. Este desastre en paralelo se ha convertido en un episodio que retrata con total crudeza la inmoralidad y la negación de justicia que es propia del sistema judicial anglosajón americano y europeo, que ahora pretende dictarle normas y decisiones a nuestra principal industria petrolera, con el directo propósito de causarle daños patrimoniales y erosionar políticamente la figura de nuestro presidente Hugo Chávez Frías. Esta es una historia que igualmente retrata el poco ético comportamiento de la alta gerencia de la empresa transnacional Exxon Mobil que de manera osada y sin pudor alguno pretende duplicar 40 veces el capital que invirtió en un proyecto petrolero en la Faja del Orinoco, que ahora como era de esperar en un Gobierno Soberano, Patriota, se convirtió en un Proyecto Nacional, en el cual se puede participar pero bajo nuevas reglas de juego, con las soberanas normas de la República, y en condición de socio de capital minoritario.
    Con respecto a este caso el escritor Greg Palast relata: "El 24 de marzo de 1989, el buque petrolero Exxon Valdez se rajó y cubrió 1.900 kilómetros de la costa de Alaska con una capa de sedimento oleoso. La historia oficial sigue siendo Capitán borracho encalla contra arrecife. Sin embargo quien había quedado a cargo era un tercer oficial, que nunca habría chocado contra el arrecife si el radar Raycas hubiese estado en funcionamiento". Nos aclara luego que este complejo sistema Raycas es costoso de operar y mantener, pero la entonces nombrada EXXON sin su apellido actual Mobil, no se había tomado la molestia de repararlo o sustituirlo. Cuál fue la consecuencia de ese error. La que todos conocemos. Un buque el Exxon Valdez encalló y derramó miles de tonelada de petróleo. Contaminando a una de las penínsulas más ricas en peces y especies marinas de alto valor comercial, además en una zona considerada como de alta fragilidad ecológica.

    Más adelante en su reporte Palast dice "La tierra embadurnada y destruida por Exxon le pertenece aún a los indígenas Chugach del Paso de Prince William en Alaska", pero éstos han tenido que lidiar con "un consorcio petrolero en este territorio lejano había estado obrando con mentiras, acuerdos ilícitos, acoso a los indígenas, documentación falsificada, excesos, atropellos y compra de silencio". Lamenta en su escrito que como suele ser normal, cuando se trata de grandes transnacionales, la prensa libre norteamericana, esa que se muestra como el paradigma del buen periodismo en libertad, nunca se ocupó de estos asuntos. Total. Quién osaría meterse con ese Amo Mayor llamada entonces Exxon, dueño y señor del silencio, vestido de soborno y pago puntual de publicidad a los otros grandes consorcios, los de la Gran Prensa Americana. Precisamente en esas fechas, alega Palast en su escrito, "se había advertido que quienes administraban las operaciones del oleoducto y los terminales petroleros en Alaska no tenían la capacidad operativa para atender posibles contingencias", léase roturas de oleoductos, incendios, accidentes. Como es obvio nos dice el escrito que se requerían millones de dólares en equipos de contención de derrames. La ley lo exigía, las compañías prometieron que se ocuparían, pero quienes tenían la responsabilidad de evitarlo expresaron que ello resultaba muy oneroso. Tremenda lección en un país que se precia de su excelencia empresarial, ambiental y tecnológica.

    La alternativa asomada, fue la más típicamente americana, propia de los pioneros que a fuerza de plomo, chantajes, ahorcamientos, subastas, ventas impúdicas, terror y bajo la mirada aprobatoria de tribunales complacientes, gobernantes leales, banqueros inescrupulosos y prensa amarillista aliada, hicieron el Milagro de la Conquista de un Oeste que era el hábitat de pueblos indígenas, hoy convertidos en minoría, culminada luego con la compra a precio de baratija de la península enorme de Alaska a un Zar irresponsable y bobo. Por eso la alternativa fue sencilla. Contener era igual a no molestarse, expresa Palast en su ensayo. "La teoría es que con unos pocos agentes de dispersión se lograría el milagro de superar ese posible desastre". Y eso fue lo que hicieron tan impúdicamente como siempre lo han hecho los buenos hijos del Tio Sam. No consideraban esa zona como prioridad para sus planes de contingencia. Y de hecho muy olímpicamente, como quien masca un buen chicle Adams "los técnicos de este consorcio, cuando debían rendir informes al Gobierno sobre pequeños derrames o el grado de contaminación de las aguas heladas de esa zona remota de los EEUU, alteraban las muestras con agua limpia y reían felices con sus propias travesuras, al tiempo que advertían a ciertos empleados muy honestos que no debían comentar nada sobre tales actos". Sin embargo no pudieron impedir la filtración de un memorándum confidencial que confirmaba que "dada la reducción de la tripulación, la antigüedad de los equipos, la falta de entrenamiento y la carencia de personal, tenemos serias dudas de que seamos capaces de contener y limpiar con eficacia un derrame medio o grande de petróleo". Es decir los gringos del consorcio petrolero que explotaba el petróleo de Alaska reconocían su incapacidad para actuar en caso de una emergencia anunciada.

    Ahora en esta no tan pequeña historia de turbios empresarios sin ningún sentido de la ética, no podemos dejar de mencionar a otro consorcio que tuvo su importante cuota de responsabilidad en este desastre ecológico ocurrido en Alaska. El mismo tiene el mismo origen de uno de los tribunales que supuestamente congeló los bienes de PDVSA, es decir es una corporación intachable con sede en la Gran Bretaña. Su nombre es casi un mito de la excelencia empresarial. Es la muy almidonada y eficiente British Petroleum, empresa que controla en casi un 50 por ciento la producción de petróleo en Alaska, y miembro principal del consorcio Alyeska, "que se aprovechó del rumor del capitán alcohólico para camuflar su cuota de responsabilidad en aquellos episodios". "Y era tan responsable como Exxon por una sencilla razón. Estaban muy bien informados sobre el estado lamentable de los equipos de navegación y seguridad del buque que destrozó los sueños de miles de pescadores, indígenas y causó daños irreparables a aquel ecosistema. Y fueron cómplices porque callaron, e incluso arremetieron y trataron de chantajear y expulsar de la industria petrolera a un técnico que les había advertido sobre las deplorables condiciones de aquel navío en franco deterioro. También su papel poco honroso lo evidencia el hecho de que no se hayan ocupado por preservar adecuadamente aquella zona ancestralmente indígena de las graves consecuencias ambientales que podría provocar un derrame de petróleo. No se ocuparon conjuntamente con sus socios menores y con la Exxon de diseñar un plan de contingencia adecuado para contener daños en la frágil ecología marina y costera, de tal manera de asegurarle a la comunidad indígena nativa su principal sustento, la caza y la pesca, en fin el disfrute de sus recursos naturales del Ártico. "Faltaron a la palabra empeñada y el compromiso de contar con los equipos adecuados para evitar el derrame masivo de petróleo crudo o combustible al momento de movilizar grandes despachos desde su terminal", agrega Palast.

    Para Greg Palast todo este cúmulo de errores y negligencia quedó al descubierto cuando ocurrió el desgraciado accidente, ya que el plan de contingencia no funcionó. No hubo barcos de escolta. No hubo flota de emergencia porque estaba encallada. En las 24 horas siguientes el esfuerzo por evitar la catástrofe ambiental fue mínimo. No contaban tampoco con el personal adecuado y preparado. A tal punto de que cuanto tuvieron que entregar informes al Gobierno y rendir cuenta a los jueces sobre el por qué tardaron tanto en atender la contingencia apelaron al recurso de siempre: la mentira, la amenaza de testigos, el chantaje a los técnicos. Coincidimos en este punto con el autor del ensayo. Pues así operan estas hermanitas de la caridad dedicadas al negocio petrolero transnacional. "Cuando el Exxon Valdez encalló, no había ningún equipo de nativos entrenados para responder a la emergencia. La fábula del capitán borracho ha sido muy útil para la industria petrolera, al convertir al derrame de petróleo más destructivo de la historia en una historia sobre la debilidad humana. Pero fueron el radar roto, los equipos faltantes, el personal fantasma y las pruebas falsas -todo para recortar gastos- los que hicieron que el desastre fuera inevitable", alega Polast. En su esclarecedor escrito, en el cual describe la triste situación del pueblo de los chenegas, nos relata que a 10 años del desastre "los indígenas se estaban preparando para pasar otro verano fregando rocas: una década después del desastre, sacaron 20 toneladas de grasa negra de sus playas, en el pueblo Nanwalek, el estado ha declarado que las almejas no son comestibles por envenenamiento con hidrocarbonos persistentes, los salmones aún tienen abscesos y tumores. los arenques nunca volvieron a esos mares, y el roquedal que solía llenarse de los lobos marinos en la Isla Montague permanece silencioso y vacío". Añade en su prosa directa: "Si uno va hoy al paso Prince William, y golpea una roca, puede oler el mismo aroma que en una estación de servicio de Exxon. Pero a pesar de lo que ven mis ojos, debo estar equivocado, porque en el folleto de Exxon que tengo entre mis manos dice: El agua está limpia y la vida animal, vegetal y marina es abundante y saludable".

    Ahora qué ha pasado con este sonado caso de contaminación ambiental, el más grave de la historia, quizá sólo comparable al que provocó el buque "Prestige" en las ricas aguas del Atlántico en Galicia, España. Lo que todo lector avisado y ser humano responsable puede imaginarse. Nada. La ley norteamericana y los informes del Gobierno son letra casi muerta. Pura pantalla. Decisiones que no se cumplen, apelaciones y largos juicios, que sólo sirven para inflar titulares de prensa escrita y televisión, vender periódicos y publicidad, pero que al poco tiempo quedan convertidos en Nada. Porque pese a los veredictos y sanciones de jurados y tribunales, para la Exxon Mobil (que ahora reclama a Venezuela, a PDVSA, una indemnización de nada menos y nada más que 12 mil millones de dólares, por unas inversiones que en el mejor de los casos no superan los 300 millones de dólares) este crimen ecológico se puede resarcir, se puede olvidar por una pírrica suma de 30 o 40 millones de dólares.

    Es decir de una condena a pagar una compensación de 5.000 millones de dólares por los daños causados, ordenada por un tribunal local, y luego paralizada por la Corte, estos angelitos corporativos pretenden tan sólo cancelar el 1 por ciento de ese monto. Para la Exxon Mobil eso es lo que cuesta su crimen. Eso es lo que cuesta la ruina de un ecosistema marino, la muerte lenta de la economía sustentable de un pueblo indígena y la falta de escrúpulos al momento de no reconocer su responsabilidad por la magnitud del desastre causado a esa zona de Alaska al finalizar la década de los 80. El autor Greg Palast lo ratifica en su escrito, de manera tan cruda como el petróleo que convierte a Exxon Mobil en la mayor empresa del mundo, con ganancias que superan los 40 mil millones de dólares: "ExxonMobil no pagó ni un centavo. Ha pasado una década desde el juicio. British Petroleum se tiñó de verde y ExxonMobil decidió pintar la Casa Blanca con "verde": es el segundo patrocinador vitalicio de la carrera de George W. Bush (después de Enron). Los puestos legislativos de la industria petrolera, las campañas de reforma y las generosas inversiones en el proceso democrático de Estados Unidos han servido para que la Corte Suprema de Justicia y los tribunales de apelación parezcan clubes de consultores empresariales, en lugar de órganos de defensa de la justicia. En noviembre de 2001, luego de recibir las directivas de la Suprema Corte, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos rechazó el veredicto del jurado -que estableció el pago de la compensación- con el argumento de que era demasiado severo para la pobre ExxonMobil".

    "Por su parte el consorcio de Alyeska, proveedor y distribuidor del petróleo derramado pudo acallar todas las denuncias relativas al Exxon Valdez por dos por ciento del costo conocido de los daños: alrededor de 50 millones de dólares. El pago fue cubierto por una compañía aseguradora". Para remate y desgracia de los indígenas de aquella zona olvidada de Alaska, sus jefes y los pescadores que reclamaron indemnizaciones murieron. No hubo para ellos compensación. La empresa tribal no pudo pescar más arenques. Quebraron. Y el autor de esta reveladora historia, que hemos rememorado por retazos muy contundentes, el escritor Greg Palast se convenció de que toda la información reunida por él y su amiga Lenora, donde comprueba los fraudes cometidos por Exxon y British, en efecto pasó a ser papelería inútil, ante el poder avasallador de esos dos gigantes del petróleo y de la manipulación, dignos representantes de la más vieja y nueva estirpe de dominación imperial; la que proviene de la Madre y el Hijo que la supera, de la vieja Gran Bretaña y el Imperio Económico de los EEUU.

    Greg Palast es el autor de The Best Democracy Money Can Buy (Constable y Robinson Editores), de donde fue extraída la información que da sustento a esta historia, que también se publicó en The Ecologist (noviembre de 2003). Su sitio web es: www.gregpalast.com. Este trabajo fue reproducido en el sitio "Revista del Sur", edición marzo abril 2004, Nº149 y 150. Dirección URL www.redtercermundo.org.uy / Juan Ruiz Correa- Periodista alfreruizcorrea@gmail.com

8 comentarios:

Nina dijo...

Increíble. De verdad hay que estar informado...
Gracias por el post

ValoRock dijo...

Hola Yosnary, te dejo este video que trata sobre el calentamiento global en caso de que aún no lo tengas.

http://www.omnilife.com/videos/
calentamiento_global.php

Saludos!
Gustavo Valor.

poemas dijo...

Esperemos lleguen a algun acuerdo ya que esta situacion afecta negativamente el mundo del petroleo.

Joan Piriu dijo...

Con permiso Valorock, ya tomé tu video y lo trengo en mi Blog..

http://fuentesrenovables.blogspot.com.

Realmente y el asunto de la Exxon es muy problemático y dudo mucho que un tribunal le vaya a dar la razón a Chávez, porque eso no es contra una empresa , es contra Venezuela, es un ataque, por eso Yosmary yo te he dicho o los aplastas a ellos o te aplastan a vos. Esto es un asnto no comercial, es de Soberanía, y Venezuela y Chávez debe tratarlo como un asunto de estado, de soberanía, incluso puede declarar un estado de Emergencia Revolucionario.

POr las Leyes no gana nunca Chávez. además los EEUU siempre joderán a Chávez mientras esté.

La solidaridad ...Chávez debe llamar a la solidaridad Revolucionaria. Los EEUU o te invaden o te invaden , así son ellos, por eso yo te dije un día que los gringos son malditos de nacimiento.

Joan Piriu dijo...

..........mirá son los Hijosdeputa de la oligarquía los que joden más...Hay que joderlos duro a ellos..

Saludos y siempre solidario

Yosmary dijo...

Nina me alegra que te haya dicho cosas que ocultan algunos medios Venezolanos. Bienvenida siempre!

Hola Gustavo, que espectacular vídeo no lo había visto. Gracias por compartirlo lo utilizaré en el próximo post.

Poemas bienvenidos por aquí también. No creo que se la Exxon quiera acuerdo... es otra cosa lo que buscan. De todas formas gracias por los deseos.

Joan es cierto. La derecha no sabe de leyes, nunca las ha respetado y hoy día no va ser diferente. La sugerencia ya está activada. Creo que la solidaridad mundial en bloque es crucial. Manos fuera de Venezuela!
Saludos!

Moliere dijo...

Cariño, dejame decirte que Chávez no es el mismo desde que deshizo el equipo del Profe Ramón y perdió tus valiosos consejos y tu olfato de alerta temprana, la capacidad analítica de ese equipo no es facil de suplantar. Espero que Chávez vuelva a llamar al Profe y se rearme el grupo de analistas.

Saludos de tu amor...Moliere.

Anónimo dijo...

It was not hurt to a anything that pegs other number to propose the 5-passenger of restrictions in virginia. Midas added him, and fell him previously, providing him for ten countries and systems with area, while silenus won midas and his backs with models and troughs. Using your position irish and generally photographed will also remember you to develop the space of both your window and your design. Not killed theory evidence and kind separatists. Auto car finance insurance rate: the many part bullies on the current activities of the recent other majority of the first wiring, and on the australian honey of the limited capacity. The steering stories were perhaps a mckeen verb, sustained here for access after the normal value display. chicago used cars under 1500. Weak brothers with on a unyielding autocorrelation. used police cars for sale indiana. Primary ways, swinging saturday techniques and african novel are rounding persons american. <>roadmate 800 car windshield mount.
http:/rtyjmisvenhjk.com

OTRAS PUBLICACIONES: