A Yulimar Reyes: La Guara

27.2.08

"Quien acá escribe no les va a contar una crónica heroica (creo que nadie, tratándose del 27 de Febrero de 1989, lo debe hacer) que recoge las hazañas de una mujer acostumbrada a “piedra, plomo y candela” de las luchas de aquellos años.

No, que va. El 27 de febrero me sorprendió a mí, como a casi todos los que militábamos en partidos de izquierda o ultra-izquierda (nos llamaban así porque nos participábamos en el festín electoral y creíamos en la lucha armada “como único camino para la toma del poder”), trabajando en la UCV, dándole coñazos a una máquina de escribir en un trabajo que no era mi fuerte pero que me daba para comer y alimentar a una hija que en ese entonces tenía 3 años.

Como a las 10:00 de la mañana me llamó Yulimar, Yoko, emocionada porque iba a salir en TV diciéndole a Carlos Andrés Pérez lo que opinaba de su paquete de medidas. Hablamos un rato, nos pusimos de acuerdo para ir en la tarde a ver “Mujeres al borde de un ataque de nervios” (gratis porque ella trabajaba en el cine del Ateneo) y colgué sin sospechar que ya desde las 6:00 am había comenzado a desatarse en Guarenas, como fuerza telúrica, lo que después se conocería como el sacudón y que cagó a más de uno, porque los cerros arrechos, en una venganza ancestral contra todo lo que les había y sigue siendo negado, decidieron hacer mercado gratis y manifestar su descomunal fuerza.

SIGUE LEYENDO …

    Fue como a las 11:00 que los rumores (la UCV es una fábrica de ellos) se hicieron más fuertes: que si San Agustín bajó y están en la autopista; que si tomaron la PM de Cotiza; que son cientos de miles de personas tomando el centro. Bueno, pues, la canalla se cogió las calles, no se cala jefes; no reconoce dirigentes y está haciendo de las suyas. La toma del cielo por asalto de los descamisados. Los “protagonistas” de las Tres Gracias y Plaza Venezuela decidimos salir a ver qué pasaba (imagínense ustedes, toda la vida llamando al pueblo a arrecharse y los muy grandes carajos no nos esperaron). Unos cuantos tombos en las puertas debieron habernos alertado que otros eran los muchachos de la película, porque la represión a que nos acostumbraron brillaba por su ausencia. Una carrerita acá, otra allá. Ellos corrían, nosotros corríamos. A veces se invertían los papeles y así jugando un buen rato.

    Cuando estábamos en esa joda pasa una ambulancia por la puerta Tamanaco de la UCV (Plaza Venezuela) y dicen que mataron a la amiga de la Negra. Algunos compas decían no vale, la guara está allá afuera, yo la acabo de ver. La amiga de la Negra no era otra que la Yoko, primer asesinato del 27F que cayó en Parque Central (después diría el Policía Metropolitano, al que logramos encanar por algún tiempo, que ella estaba cerca de unos tipos que “parecía” que iban a robar no se qué banco).

    Tarde, muy tarde me dicen que tenemos que ir al Clínico. Ya la vaina ardía por los cuatro costados. La televisión, gran protagonista de estos sucesos, no paraba de transmitir imágenes que ayudaron a que la mecha prendiera en otros estados). Al llegar a la morgue me encuentro con el Negro Villa, Roland, Roger muela y tal vez otros que no recuerdo. Roland estaba cayéndole a coñazos a la pared cuando yo entré, destapé a Yulimar y le armé un peo por dejarse joder.

    Ellos, los compañeros, más rápidos que yo en eso de militar, planificaban qué hacer para que la muerte de Yoko no quedara impune. Hablaban de quemar Mac Donald u otra vaina. Yo me atrincheré en la morgue a cuidar que a mi pana del alma no la lanzaran al suelo en el cerro que cadáveres que comenzaba a formarse. Imagine usted, en lugar de acompañar a los vivos como siempre había vociferado en mis consignas, me quedé cuidando que a la muerta no le quitaran la camilla. Así estuve hasta que me trajeron a Albania, de 3 años, a la propia Morgue. El espectáculo no podía ser peor para una niña y eso como que me hizo reaccionar y salir. Llegó el 28, velamos a Yulimar con una corona de trinitarias y cayenas que construimos con flores de la UCV y la fuimos a sembrar en autobuses de la misma casa de estudios en la que ella estudiada Letras.

    Pasaron los días, hicimos algunas vainitas para acompañar a la gente, nunca para dirigir porque el 27F nos mostró, con brutal realidad, que nadie dirige a nadie y que pueblo arrecho es protagonista y no masa amorfa a la que puedes llevar a donde quieras.

    Poco tiempo después me doy cuenta de que Albania, que hablaba perfectamente, se me había convertido por arte de magia en tartamuda. Los tiros que no cesaban en El Valle, la imagen de la Morgue; muchas cosas quizás conspiraron para que la carajita comenzara a imitar una ametralladora al hablar. Descubrimos después que no sólo se le había afectado el habla, sino que al ver un uniforme cualquiera entraba en pánico, lloraba, se escondía y hasta llegó a orinarse un día, estando en Quíbor, cuando mi mamá la cargaba en la procesión de la Virgen de Altagracia y pasaron cerca de unos policías. Mamá entendió inmediatamente qué pasaba y me llamó a capítulo… mira lo que le has hecho a la muchachita por andar metida en peos, irresponsable del carajo.

    Hoy, muchas lunas después, Albania es capaz de recordar detalles de esa inacabable noche en que su mamá se quedó metida en una morgue en lugar de salir a acompañar a los que siempre había convocado, en discursos y proclamas, a tomar las calles y hacerlas suyas. Su mamá, como Luis Buñuel, tuvo la oportunidad de ver a las tan mentadas “masas” ser dueñas de su propio destino por tres o cuatro días, y la perdió. Otros que tenían el mismo discurso, también descubrieron que el pueblo movilizado es una vaina que da mucho miedo y se quedaron en sus casitas siendo protagonistas desde la pantalla del televisor. "

    Ana T. Gómez F. (La guara) PNA - M13 itza97@yahoo.com

    pueblo participacion historia historias historico hugo ch¡vez internet ideologia mafalda noticias noticias destacadas rebelde

6 comentarios:

Oscar J. Camero dijo...

Yosmary, ¡qué grato es leer sobre Yulimar Reyes, mi compañera de clases en la Escuela de Letras de la UCV, te lo confieso! Guardo el recuerdo de una fina amistad con ella. Agradezco a Ana T. Gómez -a quien debo conocer como amiga de Yulimar- su escrito.
Si no fuera porque escribimos sobre política y frecuentemente somos blanco de ataques políticos, tendría el gusto de explayarme sobre el recuerdo.
La Escuela de Letras, en su planta baja, tiene una placita con su nombre. Recuerdo que en ese tiempo, o un poco después, andaba yo como Consejero de Escuela. Eran tiempos, como dice Ana, de los rollos en la Plaza Tres Gracia, de mucho gas lacrimógeno y carreras.
Yulimar jugaba un papel muy importante como proveedora de pertrechos defensivos y atendiendo a los compañeros aporreados en las escaramuzas con la PM.
Saludos

Oscar J. Camero dijo...

Yosmary, ¡qué grato es leer sobre Yulimar Reyes, mi compañera de clases en la Escuela de Letras de la UCV, te lo confieso! Guardo el recuerdo de una fina amistad con ella. Agradezco a Ana T. Gómez -a quien debo conocer como amiga de Yulimar- su escrito. (Yosmary, repito el encabezado del comentario anterior con el propósito de colocarle un centinela de seguimiento) Saludos.

Yosmary dijo...

La Guara siempre con sus escritos no regala sus recuerdos y sus aprendizajes. Para mi fui una sorpresa tu comentario, aunque no debería, ya que te reconozco por como escribes.

Saludos compañero!

Anónimo dijo...

buenas tardes compañeros, aunque no conosi a yulimar por que no me acuerdo de ella en aquel entonces, puedo decir que yolimar visito mucho mi comunidad, que fue tacagua vieja donde comprtia mucho con todos los chamos, yo tenia 5 años pero si me han contado en el barrio que era muy especial,

donde ella nos enseñaba hacer titeres muñecas de trapo papagallos y dibujos

cuenta un viejo del barrio que cuando a yulimar se le hacia tarde para irce a su casa, todo el mundo se peliaba en el barrio para ver donde se quedaba a dormir, por que todos la querian mucho.

queda decirles compañeros que se lleva 6 años haciendo parrandas en tacagua vieja en homenaje a yulimar y siempre la recordamos.
porque ella era alegriA sueños de las luchas que ella dejo para nosotros y seguimos sus pasos
SI QUISIERA UNA FOTO de yulimar
CORREO puyanpiyahoo.es

YULIMAR REYES ESTAMOS CUMPLIENDO
TACAGUA VIEJA
MANUEL 22-02-10

Anónimo dijo...

buenas tardes compañeros, aunque no conosi a yulimar por que no me acuerdo de ella en aquel entonces, puedo decir que yolimar visito mucho mi comunidad, que fue tacagua vieja donde comprtia mucho con todos los chamos, yo tenia 5 años pero si me han contado en el barrio que era muy especial,

donde ella nos enseñaba hacer titeres muñecas de trapo papagallos y dibujos

cuenta un viejo del barrio que cuando a yulimar se le hacia tarde para irce a su casa, todo el mundo se peliaba en el barrio para ver donde se quedaba a dormir, por que todos la querian mucho.

queda decirles compañeros que se lleva 6 años haciendo parrandas en tacagua vieja en homenaje a yulimar y siempre la recordamos.
porque ella era alegri sueños de las luchas que ella dejo para nosotros y seguimos sus pasos

YULIMAR REYES ESTAMOS CUMPLIENDO
TACAGUA VIEJA
MANUEL 22-02-10

Tostaitoleo dijo...

Pero no la mató esa bala criminal de infame uniforme. Ella fue despertada para siempre como un sol prematuro que encontró al fin su mañana en estos tiempos nuevos de siembra nueva y cosecha novísima... Tiempos de Chávez, tiempos de Revolución !!! Yoko vive!!!

OTRAS PUBLICACIONES: